PRINCIPIOS DE ESPERANZA

De Mariana Unda Setién

 

Caminamos sin rumbo fijo, despacio porque en cada paso se abren mil mundos posibles. A la derecha la gran masa azul cortada por una línea infranqueable.
Ella prefiere no mirar en esa dirección. Aquí y ahora, me dice.
El mar penetra en la arena y la duna en el bosque difuminando todos los límites.

Ahora, el verde penetra en nuestras retinas.
Sonido de txala parta, madera contra madera, los niños construyen espacios habitables entre las ramas.
Un ente arbóreo se inclina hacia la pequeña. Las dos conocen el mismo lenguaje. Yo un día lo olvidé, pero escucho atenta. No con los oídos.
Creced, creced pero no lo hagáis en dirección vertical. Escarbad bajo la tierra y rescatad ese futuro que un día se dejó olvidado.
Aquí y ahora, porque ahora todo es posible.